top of page

4 secretos para hablar en público sin ansiedad





Hoy vamos a estar hablando de una cuestión que me parece muy importante, y que atraviesa a todo emprendedor en algún momento. Hablar en público nos puso nerviosos a todos la primera vez que lo escuchamos. Yo no he hablado mil veces en público, pero de forma online sí hablé seguramente más de 20 o 30 veces.


Varias veces organicé encuentros online (tipo webinars o masterclasses) en los que han participado más de 100 o 200 personas pero ahora me voy a enfocar solamente a lo que tiene que ver de hablar en público en forma presencial. Porque en un evento presencial hay algo que te juega muchísimo más en contra, hay un desafío que te pone nervioso y tenso: el público.


Las miradas de la gente no es un tema menor. Cuando lo hacemos por internet, si bien estamos ante la misma cantidad de personas, nosotros estamos cómodos en nuestro hogar, y hay una pantalla de por medio que nos ayuda a sentirnos más protegidos.


La primera vez que hablé en público de frente a varias personas, fue en la Universidad. Cuando uno estudia una carrera, si o si tiene que enfrentar estas situaciones para salir preparado para la vida. Cuando me tocó hablar de forma oral frente a mis compañeros, yo dije “¡Wow! Qué locura que es esto”



Hasta ese momento yo realmente sentía que era muy bueno hablando en público, porque hacía webinars para muchas personas y nunca había sentido nervios. Hacía todo con mucha normalidad, porque estaba muy acostumbrado a hacerlo todas las semanas en encuentros online, con otras personas que no tenían problema de hablar ante varias personas.


Pero cuando me tuve que enfrentar a mi clase en la Universidad, me infundió muchísimo miedo. Me temblaban las manos, me apretaba el corazón en el pecho, y ahí fue cuando comencé este camino de aprender un poco más sobre cómo hablar en público. Entonces busqué algunos consejos en internet, y descubrí unos trucos clave para poder hablar en público de forma exitosa.


Lo que te quiero transmitir en este artículo son un par de cosas concretas, que te aseguro que te van a cambiar muchísimo la situación interna de hablar en publico. El objetivo es que vos te sientas mejor, más tranquilo y en control de la situación, para que puedas disfrutar más de tu ponencia, y todo eso ayude a que puedas dar la mejor performance posible.



Ensayar para calmar los nervios


Para controlar el miedo y reducir la sensación de ansiedad te recomiendo que ensayes antes, la mayor cantidad de veces posible. Y con ensayar no me refiero a simplemente leer la diapositiva que tienes al frente. Me refiero a pedirle a alguien de tu familia, a un amigo o a tu pareja, quien sea que te pueda escuchar, que te preste atención por un rato.


Entonces vos te paras con la diapositiva y empezás a darle la presentación como si fuera el público. Eso te va a ayudar muchísimo a sentirte más preparado de cara a esa presentación que tengas que dar.


Me ha pasado que las veces que ensayé menos fue en las que estuve más nervioso porque sentía que no lo sabía o que no me iba a acordar y en realidad los temas que comparto son los temas que manejo día a día.


Y con los nervios pasa algo muy curioso. Les voy a contar algo que le escuché decir a Franco Pisso, una persona que escucho hace tiempo. En una masterclass de comunicación que hizo, él explicó que cuando vos te exponés a hablar en público, se activa una parte del cerebro súper instintiva del miedo, la misma que se despertaba cuando te estaba corriendo en el bosque en el campo un depredador hace miles de años atrás. Y en esa situación, sería muy raro que uno pudiera recordar algo, ya que toda la mente está enfocada en correr más rápido que el otro animal.


Por eso, te aseguro que te vas a sentir con más confianza y no te va a faltar una palabra en medio de las frases, algo super normal cuando uno va “crudo” (sin haber practicado lo suficiente). Así que te súper recomiendo que antes de hablar en público ensayes unas tres o cuatro veces, para estar seguro.





Tomar agua para mantener la claridad mental

También es muy importante el hecho de hacer pausas a lo largo del discurso, para tomar unos tragos de agua.


¿Por qué? Porque cuando nosotros tomamos agua, le estamos diciendo a la parte inconsciente de nuestro cerebro:


“tranquilo che, está todo bien”

Porque si me estuviera corriendo un depredador, no pararías a tomar agua ¿se entiende? Al ingerir agua, estás indicando a tu cerebro que todo está bajo control. Este acto simple puede ayudar a reducir la sensación de ansiedad.


Además, cuando estamos nerviosos o ansiosos, es natural que nuestra boca se seque, lo que puede afectar negativamente nuestra capacidad para expresarnos, generando incomodidad y distracción para vos y tu audiencia. Además, tomar pequeños sorbos de agua entre segmentos de tu charla te brinda un momento para recuperar la compostura.



Hacer pausas para respirar profundamente


Este consejo también hace uso de la pausa. Pero esta vez, para respirar. Aprovechen momentos de interacción con el público para hacer una respiración profunda mientras la audiencia está respondiendo una pregunta que hiciste. Soltás el aire y ahí seguís hablando.


Mientras escuchas a la audiencia, das las respiraciones profundas que puedas, para bajar nuevamente los niveles de ansiedad. Trata de siempre ser consciente de tu respiración.

La técnica de respiración profunda no sólo beneficia tu estado emocional, sino que también añade un ritmo natural a tu presentación. El público puede percibir la confianza y la autoridad en tu voz cuando te tomas el tiempo para respirar adecuadamente.


Además, al estar consciente de tu propia respiración, te vuelves más consciente de tu presencia en el escenario, lo que contribuye a una comunicación más efectiva.





Analizar a tu público: identifica aliados y enemigos


Lo más importante es identificar quiénes de las personas que están ahí escuchando, empatizan más contigo o tienen más cercanía. Son de esas personas que cuando vos estás hablando te miran y asienten con la cabeza, o están predispuestas a darte una respuesta cuando vos haces una pregunta. Anclate en la mirada de esas personas para interactuar cuando necesites confianza o reafirmar una idea que estás transmitiendo en esa presentación.


Tambien hay otro tipo de personas que conviene siempre vigilar: las personas que tratan de boicotear tu presentación. Estas personas tratarán de hacer algún comentario en contra o de refutar algo que vos planteaste.


Es muy importante no quedarse en blanco. Entonces acá tenés dos opciones:

  • Si esa persona te pregunta algo que vos sabés, respondele sin miedo a darle tu respuesta, y al final decirle que vas a seguir avanzando sobre eso más adelante porque probablemente en algún momento de la charla vas a seguir avanzando sobre eso.

  • Y si no lo sabes o te pusiste nervioso, le decís: “muy buena pregunta. Me gustaría darte una respuesta más completa que ahora no te puedo dar, por eso me gustaría que al final de la charla me des unos minutos y lo hablamos uno a uno, ¿Qué te parece?”


¿Ustedes ya han hablado en público? ¿Qué experiencia tuvieron, cómo les fue?



 

Esos son mis consejos de esta semana para que puedas hablar en público como un profesional.


Nos vemos la próxima. Y como siempre, ¡vamo’ arriba!


Te invito a saber más de mi:

  • Contenido de mis viajes por el mundo

  • Aprender todo sobre marketing digital para agencias

  • Mi marca personal donde hablo de mi estilo de vida, marketing, viajes, NFT y mucho más


Unite a la Comunidad de emprendedores digitales donde comparto contenido de valor todos los días.


Tambien te invito a suscribirte a mi Podcast. Somos una Comunidad hermosa de seis países: Chile, Argentina, Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page